ALDEA PARAISO – CENA MARIDAJE

ALDEA PARAISO – CENA MARIDAJE

Miércoles por la noche, para mucho la mitad de la semana, para otros es la previa al fin de semana y para mi es un día que debo liberar tensiones, y que mejor forma de hacerlo que con una CENA / MARIDAJE en el Barrio Bellavista.

Aldea Paraíso Bistró, es un local ubicado en Constitución #123, Barrio Bellavista, ornamento como es la tónica de muchos lugares, se refuerza el reciclaje / nuevo (no sé cómo explicarlo), es usar productos que se ven antiguos, tiene un juego en común y funciona como un concepto nuevo en la gastronomía, algo como “Miren Somos Vintage”, es una casona antigua por lo que se refaccionó manteniendo una doble altura en sus recintos principales.

Aldea Paraiso - Acceso

El piso es un porcelanato imitando un entablado de madera y los muros enlucidos en yeso, o para el lenguaje común: PISO LISO y MUROS PINTADOS, lo cual genera un fenómeno físico llamado Reverberancia acústica, que es algo muy sencillo como “LOS SONIDOS QUE REBOTAN EN LOS MUROS”, y como ahora estoy hablando de Arquitectura, debo mencionarlo como punto en contra para este evento, quizás esta bien para una cena de amigos, pero para un maridaje con Sommelier incluida, es difícil concentrarse y escuchar.

Como lo mencione hace unas palabras atrás, Estuvimos presente en esta cena/maridaje que constaba de 4 tiempos muy bien marcados, el menú ya estaba presentado y anunciado en redes sociales, por lo que la expectación es mayor, lógico uno lee lo que va a comer y se imagina una preparación magistral. No se si decir que es un punto a favor dar a conocer antes el menú y el maridaje a degustar, pero es un arma de doble filo, el riesgo neófito siempre es productivo y positivo.

Algo que debo mencionar como arquitecto es el emplazamiento de las mesas, cada comensal tenia un espacio muy reducido, esto se debe a la gran convocatoria del maridaje y a la ambición primeriza de una cena en un local nuevo.

Al existir un exceso de gente, el murmullo de cada conversación, se convertía en un molestoso sonido que solo lograba que las personas levantaran la voz para ser escuchada (problemas de reverberancia), incluyendo a la Sommelier, que es un encanto, un 7 como persona, muy pedagógica para los primerizos en maridajes, se agradece su profesionalismo y su ternura.

El monto de esta experiencia es de $14.900 y cuenta con todo el itemizado que viene a continuación.

Voy a realizar mis comentarios, a continuación de la presentación de cada tiempo.

Espumante de bienvenida: Valdivieso Limited Brut
Refrescante ligero con burbujas pequeñas, aromático (Manzana con un toque amargo al final).
Llegue justo a tiempo, debo decir que casi tuve que correr, es por eso que más que una bienvenida fue un refresco, jajajaja… estaba bien sabroso.

1er tiempo:
Filete de Salmón con Hummus
Maridaje: Apaltagua Reserva
Aldea Paraiso - 1er tiempo

El hummus estaba bien preparado, se sentían los garbanzos en cada bocado, un poco frio, quizás faltó mantenernos en temperatura, pero bien.
EL salmón fue un mini-trozo, no se si hablar de la preparación o del tamaño (le falto crocancia a la piel, pero de sabor no puede decir nada negativo, un plato que no brillo por si solo. El maridaje fue la nota alta de este 1er tiempo. Un agradable Pinot Noir, servido en su temperatura ideal (es un tinto que se debe tomar en temperatura de vino Blanco, se entiende?) notas de frutos rojos (guindas, frutillas y tierra humeda), buena eleccion del vino pero no conjugóla ejecución del Salmón.
Si hacemos un resumen tipo boxeo: PUNTO PARA EL VINO

2do tiempo:
Filete de Res con espejo Carmenere
Maridaje: Koyle “Single Vineyard” – Alto Colchagua
Aldea Paraiso - 2do tiempo

Cuando hablamos de menú de tiempos, nos referimos a mantener un ritmo entre platos, mantener expectantes a cada comensal y sorprender, en este caso no fue asi debido al eterno retraso en servir el plato.

Si me hablan de Filete de res con un espejo de Carmenere, pienso en una reducción para sentir el aroma Carmenere del vino, sin alcohol… no fue así, no sé qué fue lo que paso con esa reducción que se veía prometedora, pero ese dejo incomodo salado en el paladar hizo rechazar el plato, por ende se perdió un filete que si estaba en su punto con una papas chips crocantes y sabrosas

El Koyle es un buen vino, Carmenere frutal en boca, se siente tonos de madera, pimienta, moras y cerezas, lamentablemente  no conversó con el filete de res.
Lo siento pero no puedo no volver a mencionar sobre la reducción, mal.
PUNTO PARA EL VINO
3er tiempo:
Luco del Rey (Mini Sandwich con Lomo, queso mantecoso, queso azul y champignon asado)
Maridaje: Toro de Pierda (Cabernet Sauvignon-Syrah) – Valle de Curicó
Aldea Paraiso - 3er tiempo
Nuevamente aparecieron las papas Chips!!!, salvación en este 3er tiempo, debo decir que mejoró el ritmo del servicio, lo cual volvió a levantar la cena, sin embargo nuevamente la sommelier hizo una mala elección en el maridaje, no fue un “matrimonio perfecto”, quizás por separado ambos elementos son brillantes, pero juntos no fue un acierto.
Toro de Piedra es un ensamblaje muy aromático.
PUNTO PARA EL VINO
4to tiempo:
Parfait de frambuesas con toques de fresas
Maridaje: Martini Rosé Demi Sec
Aldea Paraiso - 4to tiempo

Lejos, la perfección de la noche, toda la combinación de lo dulce, lo fresco de la fruta, la línea conductora del plato como fueron los frutos berries muy clara y muy bien lograda, esto acompañado de un Martini Rosé muy frio, muy aromático, con notas de frutilla y ciruela. Gran comienzo dulce que abre el paladar creando una refrescante sensación en el final medio, conversa muy bien uno con otro, si hacemos una analogía del matrimonio, estos estarían casados para toda la vida, viviendo felices, irradiando dulzura y vigor!.
PUNTO PARA EL CONJUNTO (Vino y Plato, tiempo perfecto)
Un final feliz.
Hay un dicho que dice: “De los errores se aprende y de los aciertos se perfecciona” espero que la autocritica del Aldea Paraíso Bistró haya sido con la finalidad de realizar un mejor evento la próxima vez, que sin duda será mejor que el anterior (debe ser así, cada experiencia debe ir superándose paso a paso), un gran lugar, una excelente ubicación y con un Chef (Gustavo Caviedes) que sin duda busca experimentar y darle otra vuelta a los sabores, sin embargo hay que mejorar el emplatado, las diferencias entre los platos de los otros comensales era considerable, y en el caso particular nuestro, hubo que buscar un angulo para tomas las fotos adecuadas.

Lamentablemente, no estuvo a mis expectativas pero siempre hay segundas oportunidades, hay que aprovecharlas.

Hubo platos buenos, sabores interesantes, otros que no gustaron, vinos sabrosos (algunos maridajes resultaron bien, otros no tanto), sin embargo reitero lo dicho, quizás fue algo ambicioso, a simple vista falto una Marcha blanca previa, para ver ubicación de mesas, ubicación de la sommelier, los tiempos en los platos, la iluminación, el sonido, etc.

Amigos, éxito! Ahora a seguir trabajando y la idea es potente hay que seguir perfeccionando hasta elaborar una cena perfecta.

Saludos cordiales, gracias a mi camarada Winelover Milton, por la explicación de cada maridaje y explicarme la lectura de los vinos. Además el tomó las fotos.
nos vemos en la próxima,



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *