BIDASOA

BIDASOA

Amigos!, es inevitable no hacer un juicio precio a una invitación y fue algo de lo que me paso el día que visite Bidasoa.
Cuando me dicen “vamos a almorzar al BIDASOA?” lo primero que se me viene a la mente es Botánica!, así es exceso de plantas, mucho verde y pureza. Al llegar al lugar curiosamente es eso! Mucho verde, muy puro… un oasis un poco refinado en la urbe.

Ubicado en Vitacura, este restaurante está ubicado dentro del Hotel del mismo nombre, me es imposible no hablar de este tipo de diseño. Me sentí en medio de un escenario barroco, donde los colores y el exceso de detalles me estaba sacando del foco principal: el Almuerzo, y con justa razón (que más adelante lo entenderán).

Al ponerme a investigar (googlear para muchos), entendí que el concepto de verde no se aleja del significado de BIDASOA (Camino de agua), un rio ubicado en Europa, España-Francia para ser más precisos, y es cuando OASIS y CAMINO DE AGUA me hace algún sentido, tanto escenario lindo y “monono”.

MENU – complicando la simpleza
(no quiero decir que sea malo)

El menú tiene la intención de ser sustentable, sano y ligero, sin embargo la pretensión hace que uno al leer las opciones se sienta intrigado al probar más que al querer degustar, tienen una sección que se llama “COMIDA QUE SANA” donde se destaca el uso de ingredientes “sanos” es decir: Veganos, Libres de lactosa, Libres de Azúcar y libres de gluten.

Al momento de ordenar, solicité (ojo que ese dato es muy importante y es lo que dice el menú):
SALMON DE PUERTO MONTT (Salmón de Puerto Montt sobre un puré de zanahorias al cardamomo y reducción de aceto) – $10.900

Sorpresa la mía fue que recibí una blanca Merluza Austral (siendo que en ese periodo había comenzado la veda), sobre un puré de papas, con salsa de zanahoria, habas y camarones, y un aceto que tenía sabor a salsa de aceitunas moradas.

DOMO DE AVELLANA (Domo de Avellana relleno con salsa de maracuyá en arena de chocolate y cocadas) – $4.900

Un delicioso postre, ágil, versátil y con ganas de cucharear junto a una conversación liviana y muy entretenida, el dulzor en su punto, todo armónico, un acierto!

Todo muy rico!, nada que decir, el pescado en su punto, los sabores se sumaban, etc. Pero nadie me saca de la cabeza la famosa frase “no fue lo que pedí!”, “la merluza esta en veda!”, ante eso, le pregunto al garzón que fue lo que paso con la orden y como tienen merluza si esta en veda a lo que responde: “La merluza es congelada” y no teníamos salmón para esta preparación… cueck!, al menos fue honesto.

Como les dije hace un rato, se complicaron con un menú que no pueden servir día a día, más allá del error (grave) el plato, el servicio, el ambiente, todo es buenísimo! Es por eso que es muy difícil tomar una decisión al momento de evaluar. Por ese motivo que deje de lado el error y me decidí por probar lo entregado.

Recomiendo BIDASOA? Si, a ojos cerrados, es ideal para una cita semi-romántica, algo relajado, la vista es tranquila, el ruido es sereno, la atención es de primera, una linda velada.

Amigos!, seguiré buscando más rincones, si tienen sugerencias escríbanme y yo iré!

 

Saludos, gracias….. totales!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *