El PALACIO DEL POROTO CON RIENDA

El PALACIO DEL POROTO CON RIENDA

Amigos, siempre es rico salir a comer, degustar platos distintos y novedosos, probar gastronomía internacional, etc. Pero también es rico comer un plato casero, hecho por la mama, la abuelita o simplemente por nuestras manos, es decir comer algo con ese aliño perfecto y sabroso: EL CARIÑO.
Es por eso que esta reseña tiene esa abundancia de abuelita, esa sazón de casa y la tradición de nuestra patria, Bienvenidos a la reseña de “EL PALACIO DEL POROTO CON RIENDA

Este Local abre sus puertas en el año 1962, en una pequeña calle de Estación Central, aún hay restos de esa pequeña casa en que la Señora Maria Moreno decide armar su boliche de comida casera. Hoy esa casona se ha ido ampliando de a poco, usando la mayor cantidad de espacio disponible, creando una atmosfera inigualable de calor de hogar que conocemos hoy como una de las picadas más emblemáticas de Santiago (y de Chile).

El Palacio del Poroto con Rienda, rinde honores a uno de los platos más característicos de nuestro país, nos ayuda a mantener una tradición culinaria que tiene raíces caseras y siempre sabrosas, Crea un concepto que muchos restaurantes desearían: MEMORIA.
La memoria del sabor, de la humildad, de la transversalidad y de la generosidad.

MENÚ, Valoración a lo nuestro.
La carta de este Palacio tiene una gran cantidad de preparaciones caseras, Charquicán, Caldos, Cazuelas, Pescados, Arroz con huevo, chuletas, longanizas y obviamente su majestad: Los Porotos con rienda.

CHARQUICAN

Guiso de Charqui o carne (en su versión más moderna)  con papas, zapallo, Choclo y Acelga.
Uno de mis platos preferidos por siempre, la mezcla de sabores son simplemente maravillosos, muchas veces un plato tan simple a la vista son los más complejos, ya que debemos entender bien la cocción de cada ingrediente y convertirlo en uno nuevo.
Quizás tuve una expectativa más alta al saber de los tamaños de los platos, pese a que es un plato de gran porción. Pero sentí que falto un poquito más.
En sabor, no puedo decir ni un detalle, simplemente Exquisito!

POROTOS PANCHO VILLA CON COSTILLAR.

Preparación tradicional de porotos (con fideos) + Costillar + Longaniza y Huevo Frito.
Sin duda un plato estrella que merece un puesto de honor. La textura cremosa y los sabores característicos crean una bella memoria emotiva a los platos que hacia mi abuelita.
Un platazo que  si le sumas el sabor de la longaniza asada, el huevo frito con esa yema liquida que se esparce por el plato es simplemente un manjar, o como le dicen los millenials ahora: #PornFood.

En resumen, podemos decir que este lugar más que llamarse “PICADA” debería llamarse MONUMENTO, rinde honores y reverencias monárquicas a un plato que sin duda debería estar en lo alto de nuestra cadena de preparaciones o alimentos nacionales. Un delicioso lugar, con mucha historia que cada vez está teniendo la fuerza y posición que se merece en una ruta gastronómica capitalina.

Al salir del Palacio del Poroto con Rienda, me surgieron varias dudas:
¿Por qué este delicioso plato se mira sobre el hombro?, Encuentro que la riqueza de sabores que tiene este plato tiene poca comparación, es un plato económico, lleno de lujos en su preparación, requiere tiempo, desde el famoso Remojado en agua del día anterior hasta el aliño final. Es una preparación que su gran valor agregado es el tiempo, la sazón y la abundancia. Un plato que tiene un gran poder proteínico, que muchos consumen para tener energía por muchas horas (plato amado por camioneros).
¿Cuántos chilenos en el extranjero, no desean una cucharada de porotos? Les aseguro que los chilenos que viven fuera, añoran comer un plato de porotos con rienda, les recuerda la casa, la niñez, las abuelitas, ¡es un plato con mucha memoria emotiva!
Debemos valorar los sabores de casa, debemos entender lo que significa Lujo, y este plato es un lujo.

Sin duda este lugar quede con la guatita llena y el corazón contento, lleno de recuerdos, de sabores y me deja claro que la Gastronomía local es deliciosa y solo debemos valorarla, mirar hacía nuestras raíces y visitar lugares que nos dicen “Viva Chile”.

 



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *