POLVO BAR DE VINOS

POLVO BAR DE VINOS

Chile es un país con fuerte tradición Vitivinícola, es por eso que es necesario conocer a nuestros productores y a sus vinos, digamos las cosas como son: En cierta forma todos debemos ser embajadores de nuestros vinos, de nuestras cepas y de nuestras viñas, Es por eso que han florecido una serie de restaurantes dedicados a este maravilloso mundo del vino chileno, y hoy hablaremos de uno en particular. POLVO BAR DE VINOS. Bienvenidos todos y salud (mirando a los ojos).

POLVO BAR DE VINOS, o “Polvo” para los amigos, es un restaurante ubicado en el corazón del corazón del corazón de la bohemia capitalina, En la Plaza Camilo Mori en el barrio Bellavista, un sector donde la vida cotidiana y las artes se fusionan, haciendo único este gran barrio, lleno de historias y porque no decirlo, tradiciones.

El local juega maravillosamente con texturas, luces y colores que asociamos con el vino y su tradición campestre colonial, la mixtura de madera, con cerámica, elementos colgantes, luces cálidas y tenues forman un ambiente que además de recordarnos donde estamos sentados, nos entrega un ambiente de relajación, informalidad y camarería. Es decir nos dan la ecuación perfecta para pasarlo bien, algo que Hugo Grisanti y Kane Cussen quienes estuvieron a cargo de la arquitectura y diseño de Polvo, lo leyeron a la perfección, tremendo trabajo.

Experiencia día v/s Noche
Yin-Yang de Maridajes.

Existen diferencias muy claras entre el día y la noche en Polvo.
De día el menú de Almuerzo está marcado por sabores de temporada. Una Sopa de Zapallo para capear el frio, una sobrecostilla braseada para mantener enriquecer las papilas gustativas, todo esto acompañado de una copa de vino de la casa con procedencia de Itata (casero, rico, sabroso).
Lo que me gustó del menú de dia es como el chef juega con sabores tradicionales, levantando sabores al extremo, siempre teniendo esa experiencia lúdica en boca (similar al juego de vinos)

De noche los vinos son protagonistas y la comida es el maridaje, aquí se viene a conocer de vino!, teniendo más de 30 variedades de copas o botellas. Dicen por ahí “que una buena historia comienza con un buen vino” y sin duda es una consigna que aquí calza perfecto.
Es interesante entender que un vino no es solo una copa, sino que tiene historia, viene de un terruño, tiene aromas, sabores y porque no decirlo, hace florecer sensaciones. Es una experiencia que todos tenemos que explorar.

Mucho de nosotros entendemos que hay vinos tintos y blancos, existen cepas que tienen características propias, sin embargo necesitamos una ayuda extra para comprender como identificar todo lo que hay dentro de una copa de cristal, es por eso que el servicio de Polvo se destaca frente al resto no solo por su capacidad de empatizar con el comensal, sino que nos ayuda a conectar con el vino adecuado para nuestras necesidades, entienden nuestro ritmo de consumo, por lo que saben cuándo ofrecer el vino adecuado (con su temperatura ideal), nunca dejan de lado los requerimientos técnicos al momento de servir una copa o un plato de comida.

Además de tener un conocimiento técnico (nivel casi enciclopédico) de cada vino, entienden el motivo de visita de cada comensal.
Si voy con unos amigos a degustar vinos de pequeños agricultores, tendremos el apoyo y la conversación del sommelier para enriquecer la experiencia. Caso contrario, si voy a una cita con mi pareja, necesitamos esa intimidad para conectarnos y ahí el personal entiende la situación y deja ese espacio, se entiende?

El personal “lee” a cada cliente, con el unico objetivo de enriquecer la experiencia, “dejando ser” a cada uno de nosotros. Son esos pequeños detalles que hacen que un servicio sea de excelencia.

Dicen por ahí que un buen servicio atrae o espanta clientes, no asi con el producto del local (donde existen segundas oportunidades), el personal de servicio tiene esa linda vocación de estar a disposición de nuestras inquietudes y en paralelo son la cara visible de un lugar, una dualidad que se fusionan en un sistema de prestación de apoyo.

Porque recomiendo POLVO BAR DE VINOS? Por su personal, su conocimiento y la forma en que irradian cordialidad en cada momento del servicio. Además de su gran variedad de vinos y su maravillosa carta de charcutería local. Por su carta del menú de almuerzo, aportando sabor, temporalidad y creando mini espacios de experiencias, en corto plazo.

Cada uno de nosotros debe ser embajador de nuestra tradición, cada uno debe entender que los Vinos son mas que una copa, son experiencias, muestran nuestro territorio y Polvo nos aporta con un grano a la educación Vitivinícola.

Pueden leer esta nota en la revista CANAL HORECA

Saludos y Salud!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *